In

Dia 6: paso fronterizo frustrado

Una vez mas amanece y los preparativos a la carrera para salir de Chos Malal. Nos espera un día que promete ser muy técnico. El paso fronterizo por Pichachen era una sorpresa para todos. No sabíamos a que nos enfrentaríamos; lo que si sabíamos es que no seria fácil. Una proyección de camino de 275 kms y 8 horas, nos daba un ritmo de avance muy lento, pero la promesa de hermosos paisajes, nos mantenía en pie.

Al llegar al cruce que nos desviaba hasta este paso fronterizo, la gerdarmeria (policía armada argentina) nos informa que dicho paso fronterizo esta cerrado hasta Noviembre 24 por las festividades chilenas y lo volverían a cerrar hasta enero y que una nevada reciente había depositado 3 mts de nieve en el área del paso.

Esta noticia solo consiguió ponernos creativos e inmediatamente definimos una nueva ruta en donde bajaríamos en sentido sur para hacer el cruce fronterizo por el paso de Pino Hachado pasando por el paraje de Lajas. Este cambio de ultimo minuto nos ponía otra reto en el panorama, nuestra dormida en la ciudad de los Angeles ya no era posible, pues suponía volver en sentido norte a subir todo lo que en sentido sur habíamos bajado (300 kms en total) por lo que llegaríamos al paraje de Villa Rica, ubicado en la zona volcánica de Chile y que posee el volcán mas activo de todo el hemisferio, un día antes de planificado, lo que como efecto domino, cambiaría toda la parte restante del viaje.

Todo lo anterior mas que un problema, se convirtió en una oportunidad de conocer paisajes y puntos de interés que no estaban pautados a conocer e interminables caminos de ripio (nombre que le dan en esta parte del mundo a los terrenos de grava suelta) que en mi caso particular, sacaron cada molécula de energía que aun me quedaba en el cuerpo, mas valió la pena cada gota de esfuerzo, porque fue recompensada exponencialmente con los paisajes y las cosas que pudimos ver con este cambio repentino en la programación.

Llegamos a Villa Rica bajo lluvia y la bienvenida nos la dio el imponente Lago del mismo nombre, un pequeño pueblo donde le daríamos la bienvenida al frió extremo que nos acompañaría en lo adelante en parte del viaje.





Related Articles

Suscríbete a nuestro newsletter semanal