In moto dual moto trail pruebas Triumph tiger explorer xca

Prueba Triumph Tiger Explorer XCA

En Triumph tienen una larga experiencia entre las grandes trail y a día de hoy comercializan una amplia gama entre las Tiger Explorer, de la que esta versión XCA es posiblemente una de las más atractivas y, sin ninguna duda, la más completa.


La firma británica decidió apostar por las grandes trail a principios de los años noventa con la puesta en escena de la Tiger 900. Una moto de la que guardo un buen recuerdo cuando nos fuimos a Marruecos con el incombustible Ferran Mas, actualmente en modo dirt-track. En aquella ocasión hicimos un interesante comparativo entre la Honda Varadero 1000 y la Tiger 900. Dos grandes motos con las que era difícil de imaginar hasta dónde llegarían las grandes trail actuales, como esta Triumph Tiger Explorer XCA.

La oferta de Triumph es en estos momentos, además de la gama de 800, de las más completas del mercado. La gama Explorer la forman la XRX, XRT, XCX, y esta XCA es sin duda la mejor equipada y lógicamente la más cara.

Una moto aparentemente voluminosa que, como el resto de los modelos de la serie, tiene unbastidor que transmite sensación de rigidez y un exquisito motor tricilíndrico con brillantes prestaciones. Al igual que el resto de la gama de las motos británicas, este motor tricilíndrico desde mi punto de vista marca la diferencia y hace de esta big trail una moto con mucha personalidad, puesto que se desmarca no solo de la GS de BMW y su motor boxer, que inevitablemente hay que tomar como referencia entre las grandes trail, sino también de otras motos con un motor en V.

Una de las sorpresas más agradables que me llevé a los pocos kilómetros de coger la moto y moverme por Barcelona fue que, siendo una moto muy espectacular y aparente visualmente y armada hasta los dientes, la altura de asiento es razonable y moverse con ella en parado no representa una gran dificultad. Con el asiento estándar a 857 mm del suelo, un tipo de hasta 1,75 cm llega con facilidad, y además este mismo asiento se puede rebajar hasta los 837 cm. También hay una versión con el asiento más bajo, denominada Low, con dos alternativas: 785 o 805 mm, que es sin duda una buena noticia para los que no llegan al 1,70 m. En este caso concreto, el de la Low, las suspensiones y la altura libre al suelo son diferentes y además hay que sacrificar el caballete central.


En cualquier caso, la posibilidad de poner los pies en el suelo con facilidad no solo se agradece a la hora de mover la Explorer en parado o de hacer vida de urbanita, pues si por otra parte eres de esos a los que les/nos gusta probar suerte por pistas y senderos con una moto que está bien preparada para ese relativo uso off-road, con la XCA te sentirás cómodo a pesar de su peso.

Otro aspecto que me gustó es que, pese a la apariencia del depósito de combustible de 20 litros de capacidad, es más estrecho que el que recordaba de la versión anterior y las piernas quedan bien integradas y protegidas, además de que en cuanto a ergonomía es una moto moderna y bien desarrollada. No faltan unos deflectores que desvían el aire frontal y detalles como los sensores de presión de los neumáticos o una toma de corriente de 12 V.
Electrónica

Tras los primeros kilómetros ya le había cogido el aire a los diferentes pulsadores con los que se accede a los modos de conducción. Veamos.
Un botón selecciona los modos, Rain, Sport, Off Road, y en esta versión también el denominado Rider, por el que se puede personalizar ABS y control de tracción. Seleccionar la función y confirmar es sencillo a través del pulsador que sería de las luces largas.



El denominado Hill Control es otra de las exclusividades de esta versión, y lo cierto es que funciona. Simplemente se puede bloquear la rueda delantera antes de arrancar presionando por duplicado y, cuando arrancamos, se libera progresivamente y nos podemos concentrar en el embrague y el acelerador. Lógicamente este invento solo se utiliza para arrancar en situaciones comprometidas como una fuerte pendiente, pero lo cierto es que se agradece.

Siguiendo con los diferentes gadgets que brinda esta versión, hay que señalar y agradecer la pantalla que no solo es más alta que la de la versión base, sino que además se puede ajustar electrónicamente. Es este un detalle que me parece importante, pues se agradece una mejor protección, además de tener la posibilidad de bajar fácilmente esta pantalla en nuestras posibles incursiones fuera del asfalto…

En este sentido hay que señalar que la Tiger Explorer no es una moto ligera y que lógicamente requiere de cierta experiencia para tomarse ciertas libertades. Pero por otra parte hay que decir en su favor que la mencionada altura de asiento y el modo off-road facilitan la conducción fuera del asfalto. Los faros antiniebla (led) o asientos calefactables son otros detalles de esta exclusiva versión XCA.

Los modos de conducción totalmente implantados entre las grandes trail, en esta versión XCA de la Explorer, diferencian considerablemente sus reacciones. El road es el que resulta más confortable. El Rain (lluvia) suaviza muchísimo la respuesta para poder controlar la situación en condiciones de poco agarre, y lógicamente el control de tracción y el ABS son más intrusivos para tratar de evitar sustos y el bloqueo de las ruedas sobre superficies deslizantes. En el modo Sport, las suspensiones se endurecen y permiten una frenada más agresiva con el ABS filtrado y el control de tracción está limitado. Con el Rider se puede personalizar la puesta a punto, y en el modo Off Road el ABS se desconecta al pisar el freno trasero y, por tanto, se puede conducir sobre pistas colocando y girando la moto a la entrada de las curvas. En este modo, el ABS es sumamente discreto. Las suspensiones semiactivas (TSAS) son sensibles y transmiten confianza, lo que en una moto de este volumen y casi 280 kg en orden de marcha es importante.
Mejoras

Si bien en la versión base los modos de conducción se limitan al Road y Rain, en esta XCA, además del ya comentado modo Off Road, el Rider permite personalizar suspensiones y control de tracción de forma sencilla, y estos reglajes personalizados se conservan después de apagar el motor.

Hay tres reglajes recomendados entre un total de nueve específicos y si por ejemplo buscas más confort porque te estás dejando la espalda en carreteras con muchos baches, puedes aumentar el grado de confort recomendado y subir el nivel de endurecimiento si buscas un comportamiento más neutro. El sistema de ABS en curva actúa si detecta que la rueda trasera pierde tracción o derrapa y lo hace en función del nivel de inclinación. Así que Triumph ha dado un importante paso adelante en este aspecto. De forma automática se regula la precarga del amortiguador trasero atendiendo a una serie de parámetros: inclinación longitudinal, inclinación lateral, radio de giro, aceleración (vertical y lateral y longitudinal). Esta información la recoge una ECU bautizada CCU, que es un módulo central de control, que, junto al de Medición Inercial (IMU), monitorizan y actúan en virtud de las reacciones de la Explorer en tiempo real.

Aplicando esta información acerca de la posición y la aceleración, el módulo central de control (CCU) calcula el ángulo de inclinación óptimo para la moto para garantizar una mayor estabilidad que optimiza las prestaciones del ABS y el control de tracción, especialmente en las curvas. Otra variante que tener en cuenta es que por ejemplo, en el modo Sport, la respuesta del acelerador tipo ride by wire es más inmediata.

Sensaciones

La verdad es que en parado la Explorer XCA impresiona, pero insisto en que una vez sobre ella, la sensación de control y relativa manejabilidad a baja velocidad es sorprendente para una moto que en orden de marcha está claramente por encima de los 260 kg.

Recuerdo que en la presentación oficial de este modelo, comparándolo con el anterior, me llamó la atención una posición de conducción mejor solucionada, y es este un aspecto que podemos confirmar plenamente, pues en ningún momento tuve la sensación que recuerdo de la versión del 2011, en la que la rueda delantera quedaba demasiado alejada y por tanto el feeling era un poco extraño.

Lógicamente por sus características, peso y volumen, entre curvas requiere cierta implicación, especialmente en los cambios de dirección, pero mantiene la trayectoria y transmite una agradable sensación de neutralidad con las suspensiones siempre haciendo bien su trabajo.Es una moto equilibrada que sabe encajar las trayectorias cerradas de las curvas lentas con entereza y que transmite confianza en las rápidas, donde no pierde la compostura incluso sobre pisos irregulares. Se adapta mejor a una conducción fluida, sin brusquedades, y su parte ciclo demuestra sus buenas maneras hilando fino, dibujando las curvas con precisión y sin brusquedades.

En el modo Sport, el feeling es muy bueno y detrás parece leer el terreno con precisión, mientras que la horquilla no se hunde de forma exagerada ni en las frenadas fuertes, lo que también contribuye a una agradable sensación de control. El equipo de frenos es bueno y delante la frenada es potente y con tacto, pero detrás la posición de la palanca es un poco extraña y forzada. Queda amagada por el embrague y conviene poner atención incluso en ocasiones sacar la pierna de la estribera para poder acceder al pedal de freno, pero a todo se acostumbra uno…

Sobre el tacto del tricilíndrico británico hemos escrito cientos de páginas, y en esta ocasión, además de que es elástico, suave y agradable, hay que destacar la precisión de su acelerador electrónico. A bajas vueltas, la Explorer es placentera y su motor, muy redondo, tiene buenos medios y la parte alta un punto agresivo especialmente en el modo sport. Pero no parece irse de las manos ni acelerando de forma agresiva en la zona alta del cuentavueltas, donde no le falta un punto excitante.

El tacto del embrague y del cambio es agradable, a pesar de que sacando marchas agradece un golpe de gas, y la verdad es que la más completa de las Explorer es una moto con personalidad y polivalente.

Una moto placentera con la que enlazar curvas con esta versión con suspensiones capaces de regularse en tiempo real; viajar incluso a dúo con comodidad y el motor a 5.000 rpm sobre los 140 kilómetros/hora como velocidad de crucero y disfrutar de sus casi 140 CV de potencia sobre las 9.500 rpm, un régimen al que no hace falta llegar…

En off-road yo recomendaría cierta experiencia antes de dejar el asfalto. pero en buenas manos la voluminosa Explorer XCA en modo Off-road, a pesar de su rigidez, es una moto con la que se pueden abordar largas travesías con garantías y confort. El consumo es un poco elevado, puesto que se sitúa por encima de los 6,8 litros a los 100 kilómetros y sobrepasa los 7 litros si la aprietas.

En definitiva, una versión muy completa de las indestructibles Triumph Tiger Explorer. Una moto con personalidad, muy bien equipada y que sin ninguna duda invita a las largas distancias y grandes aventuras.

Artículo de Alex Medina de Solomoto.es

Related Articles

Suscríbete a nuestro newsletter semanal